#76 Una tarde cualquiera

00 Tea house

La serie de fotografías que pongo a continuación la tomé en un jueves en Hangzhou; no era día feriado, no había más particularidad que buen tiempo y la eterna disposición de los chinos a disfrutar de salir y convivir en un lugar hermoso. Y qué más hermoso que el Lago del Oeste (西湖, Xīhú), celebrado por más de mil años como una “perla celestial” y del que tantos poetas se han quedado enamorados:

La gente mayor sobre todo es la que siempre está disfrutando los espacios públicos. Como he dicho en otro lado, el lugar del anciano es característica que está en el ADN de la cultura china. Esto de salir a bailar se lo han contagiado también a gente más joven, y aunque a algunos oficiales alucinados se les ha ocurrido tratar de reglamentar estos bailes en público, seguramente no va a pasar de ser una de esas ideas que es mejor barrer bajo la alfombra.

02 Dancing 4 01 Dancing 2

Hace poco más de 15 años también se puso de moda, como una mezcla de ejercicio y arte, el salir a algún lugar, de preferencia al lado de un río o lago, y ponerse a escribir poesía en el suelo, con agua y un pincel grande. Quienes lo hacen no sólo tienen una caligrafía hermosa sino muy buena condición. Créanme, yo lo he intentado y no es tan fácil como parece.

03 Calligrapher 2

Si no les da por la caligrafía también están los músicos, que salen con sus instrumentos a inspirarse al lado de los árboles y los pájaros. Nótese que no sólo salen con violines chinos (二胡, Èrhú) y flautas, sino que los más modernos se ponen a tocar alguna melodía clásica en un sax.

05 Musician 2 04 Musician 1

Y si de plano no andan artísticos, se puede salir a darle rienda suelta a uno de los vicios clásicos chinos: el juego. Barajas, dados, lo que sea… uno sale y encuentra con quién jugar toda la tarde.

06 Cards

Aunque si andamos espléndidos, con compañía romántica o con un grupo, también es opción meterse a un “bote dragón” y tener una fiesta en mitad del lago.

07 Dragon boat

Pero si resulta un poco caro, podemos mejor pasear por los clásicos puentes zigzagueantes, que están hechos de esa manera para confundir a los espíritus malignos, que aparentemente son un poco torpes y sólo pueden avanzar con rapidez en línea recta.

08 Bridge 2

Otra cosa reciente, por lo menos en el Lago del Oeste, es la zona de los “árboles de ardillas”, cuyos habitantes le han perdido el miedo a los curiosos; así que los chinos encantados les dan de comer pan y las fotografían a morir.

09 Squirrels

Realmente todo lo que está alrededor del lago es maravillosamente hermoso y uno puede literalmente echarse en cualquier lado a disfrutarlo, como este hombre:

10 Reading 2

Así nos podemos quedar la tarde entera y regresar otro día y otro más, y nunca acabar. Porque un jardín hermoso, como dicen, “siempre esconde una sorpresa más para quien lo visita”.

11 Lakeside ok

 

Publicado en Arte, Cultura, Pensando como chino, Piensa como chino | 1 comentario

Una respuesta a #76 Una tarde cualquiera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *