#78 Muy contento como para extrañar Shu

30 Muy contento para extrañar Shu

La frase “Estar muy contento como para extrañar Shu” (乐不思蜀; lè bù sī shǔ) se usa para indicar que alguien no desea regresar a casa porque está muy contento en donde está, o más en general, que alguien está gozando mucho de lo que está haciendo y no piensa en ninguna otra cosa. Sin embargo originalmente la frase tenía un sentido negativo.

Liu Bei (刘备, 161-223) es uno de los héroes más conocidos en la historia china. Al final de la Dinastía Han y tras ser ejecutada casi toda la familia real por rebeldes, Liu Bei era el último descendiente por sangre que tenía derecho al trono, y junto con los héroes Guan Yu (关羽), Zhang Fei (张飞) y el estratega Zhuge Liang (诸葛亮), juraron defender y continuar la dinastía. Esta gesta, que duró décadas, dividió al imperio en tres y fue inmortalizada en una de las cuatro obras literarias más importantes de la China clásica: El Romance de los Tres Reinos (三国演义, Sānguó yǎnyì), inmortalizando también a otros grandes guerreros y reyes de la época como Cao Cao (曹操), Lü Bu (吕布) y Sun Quan (孙权).

Pero no todos fueron héroes. Liu Shan (刘禅, 207-271), el hijo de Liu Bei, no tuvo ni con mucho la talla de su padre, y más bien se le recuerda como un hombre de muy pocas luces. Fue él quien inspiró la frase, de formas poco digna:

Al final del mencionado periodo de Tres Reinos (三国时代, Sānguó shídài; 220-280), el Estado de Shu (蜀) fue vencido. Liu Shan fue capturado por Sima Zhao (司马昭, 211-265) y llevado como rehén al Estado de Wei (魏), donde era tratado con deferencia, junto con varios de sus generales y asistentes. Sin embargo, Sima Zhao aún albergaba recelos. El exterior de Liu Shan era sumiso y complaciente, pero ¿quizá aún tenía ambiciones de reclamar su trono o de emprender campañas? Un día, Sima invitó a Liu Shan y a sus hombres a un banquete, en el que ordenó que se tocara y bailara música del Estado de Shu para observar su reacción. Cuando el banquete comenzó, pudo observar que los generales y ministros capturados tenían lágrimas en los ojos al escuchar la música de su tierra, pero Liu Shan parecía estar disfrutando la reunión.

Sima Zhao se le acercó y preguntó, “¿No extrañas tu patria?”

Liu Shan dijo con simpleza, “¡Ah, pero si la vida aquí es tan alegre! No extraño Shu.”

Escandalizado al oir esto, uno de sus ministros se acercó en confidencia y le explicó, “Si nuestro anfitrión vuelve a preguntar, diga que Shu es su patria y que allá está la tumba de su padre, y que no pasa un día sin que piense en Shu.”

Más tarde, Sima Zhao volvió a hacer la pregunta y Liu Shan contestó como le habían instruido. Pero viendo su forma de hablar, Sima preguntó de nuevo, “¿Es que te han instruido para contestar así?”

Y Liu Shan dijo, “Pues sí, uno de mis hombres me lo dijo. ¿Cómo pudiste adivinarlo?”

Viendo que Liu era un hombre sin criterio y sin sentido común, Sima Zhao no pudo sino sentir que era digno de la burla de todos. Este episodio se hizo tan famoso que fue el que dio pie a la frase “Estar muy contento para extrañar Shu”, aunque con el tiempo fue perdiendo su connotación negativa.

 

 

Publicado en Cultura, Historia, Lenguaje, Pensando como chino | Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *