Los chinos no pueden decir ‘Brad Pitt’

31 Brad Pitt

Bueno tanto así como que no lo puedan decir, pues no. Los chinos que estudian otros idiomas desde luego que aprenden sus sonidos. Pero he aquí un hecho muy interesante en el chino y otros idiomas “silábicos”, como también es el japonés. En los idiomas occidentales estamos acostumbrados a desmenuzar las palabras en unidades realmente muy fundamentales: los sonidos de cada letra, o fonemas.

 

Si somos hispanohablantes y estamos estudiando francés o alemán, nos topamos con sonidos particulares que no tenemos, como la ‘ü’ (que es como una mezcla de ‘U’ e ‘I’), o bien con la ‘r’ gutural, pero con un poco de práctica salen. Cuando estamos estudiando chino, nos topamos con un montón de sonidos desconocidos, principalmente las diferentes maneras de decir el sonido ‘ch’  (que en chino son cuatro: ZH, CH, Q y J), pero como estamos acostumbrados a ver las partes más pequeñas, es una ventaja de aprendizaje.

 

Con la introducción del pinyin en el sistema de enseñanza del chino, esto ha mejorado sensiblemente la capacidad de los chinos de aprender más fácilmente sonidos de otros idiomas, esto es, porque ahora también se han acostumbrado a partir los sonidos en unidades más pequeñas.

 

Pero el problema persiste, porque el chino normal no puede ser partido de esa manera: cada carácter tiene un sonido y sólo unos cuantos de ellos tienen sonidos que podríamos considerar básicos (las vocales y algunos sonidos consonantes como ‘sh’); pero la gran mayoría son sílabas, muchas de ellas con sonidos largos (‘chuang’) y tienen una severa limitación en los sonidos de las terminaciones de tales sílabas.

 

Por ejemplo, entre los “sonidos disponibles” que tienen, no hay ningún caracter que termine en B, C, D, F, G, J, K, L, P, S, T ni X.

 

Este hecho es el que causa la típica “manera china” de pronunciar otros idiomas: como no tienen unidades tan fundamentales como nuestros fonemas, lo que hacen es escuchar el sonido de la palabra que quieren decir, y aproximarla usando los sonidos complejos que ya tienen en su inventario: no los pueden hacer más sencillos. Aunque con el pinyin saben que existe el sonido básico T, en el chino normal no hay manera de representarlo solo, de modo que usan, por ejemplo, un 特 (tè) y eso los lleva a la desarrollar ese característico acento que no les permite al principio terminar una palabra en un sonido “cerrado”. La palabra Robot, por ejemplo, la pronuncian “ro-bo-te” por esa inercia de usar sólo los sonidos del inventario.

 

Ese hecho es bien conocido, pero ahora vamos al tema de los nombres. La primera dificultad es la de la aproximación, como ya he dicho. La segunda es el hecho de que los nombres chinos son casi siempre dos ó tres caracteres (sílabas) ó a lo mucho cuatro. Ver la longitud de algunos nombres occidentales es simplemente pasmosa. Lo mismo nos pasa con nombres árabes; cuando vimos por primera vez el nombre del filósofo persa Abū ’Alī al-Husayn ibn ’Abd-Allāh ibn Al-Hasan ibn Ali ibn Sīnā, dijimos, no hay Dios que se aprenda eso, así que nos conformamos con decirle Avicena. Los chinos siguieron el ejemplo y lo usan como 伊本·西拿 (Yī běn • xī ná).

 

En el caso de gente famosa moderna, existen dos “versiones” chinas: la oficial y la abreviada. Generalmente todos los nombres se transliteran completos, pero sólo nombres como el de Brad Pitt se usan completos de forma común, por lo relativamente corto: 布拉德·皮特 (bù lā dé • pítè). Para Angelina Jolie (安吉丽娜·朱莉 ; ānjí lì nà • zhū lì) la gente usa sólo la parte de ‘Angelina’; para Leonardo di Caprio (莱昂纳多·迪卡普里奥; lái áng nà duō • dí kǎ pǔ lǐ ào) igualmente sólo su nombre; y para el infame Arnold Schwarzenegger (阿诺德·施瓦辛格; ānuòdé • shī wǎ xīn gé), que es una agresión en cualquier idioma, sólo pronuncian los cuatro caracteres del apellido.

 

Pero vamos a reconocerles esto: que tienen por lo menos la cortesía de ponerlos en el orden correcto, lo que no sucede muchas veces yendo en la dirección contraria. Muchos actores chinos han decidido usar nombres occidentalizados como nombre artístico (Jackie Chan, Jet Li, Maggie Cheung) para evitarse confusiones, pero quienes no lo hacen, frecuentemente ven su nombre puesto “al revés”:

31a Brad Pitt

31b Brad Pitt

Las famosas actrices Gong Li y Zhang Ziyi, así como el director Zhang Yimou, ven sus nombres puestos “a lo occidental”, o sea con el apellido al final. Esto puede parecer inocuo al occidental que lo lee, porque piensa, “bueno si alguien me pone ‘Araujo Alfonso’ no es tan grave”. Pero en chino suena mucho más extraño que eso, y a veces puede sonar de plano muy mal.

 

Recordemos de nuevo la cualidad tonal del chino; es casi una melodía lo que se escucha al decir una frase. Y no, no me estoy poniendo romántico: realmente el escuchar, por ejemplo un refrán (成语, chéngyǔ), se está escuchando una serie de tonos en un orden específico que no admiten cambio: son mini-melodías. De modo que decir ‘Li Gong’ en vez de ‘Gong Li’ es una cosa completamente; para empezar en esa secuencia suena a nombre de hombre, no de mujer.

 

Tengamos la cortesía de usar sus nombres como se los pusieron sus padres, por lo menos empezar por el orden correcto, porque la pronunciación nos cuesta otro poco.

 

 

Publicado en Cultura, Humor, Lenguaje, Piensa como chino | 1 comentario

Una respuesta a Los chinos no pueden decir ‘Brad Pitt’

  1. Camilo Estrada González dijo:

    Muy buen artículo.
    EN español tal vez no nos suene tan raro el cambio de orden de nombre y apellidos porque en situaciones oficiales se pone primero el apellido y al final el o los nombres (en la secundaria por ejemplo, los maestros casi siempre nos llaman por nuestro apellido, sobre todo al pasar lista).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *