#70 China, esa extraña máquina del tiempo

22 Maquina del tiempo

Sí, en Shanghai y muchas otras ciudades chinas podemos ver cómo conviven los rascacielos impresionantes con los tejados tradicionales de barrios antiguos, a veces tan cercanos que podemos tomar una de esas fotos surrealistas de “lo viejo y lo nuevo”. Y podemos ir a villas alejadas de las grandes urbes y ver la vida rural que se sigue pareciendo en muchos aspectos a la China clásica, sobre todo en ciertas regiones con minorías étnicas como Yunnan y Guanxi. Pero esto no es a lo que me refiero aquí, porque ese tipo de cosa existe en prácticamente todos los países.

Hay una segunda “máquina del tiempo” en la moderna sociedad china, y que es reconocible sólo por occidentales. Nosotros estamos acostumbrados a referirnos a nuestra línea de tiempo de una manera ya convencional, y que damos por hecha: Edad Media, Renacimiento, Reforma, Ilustración, etc.  y de forma más cercana, agrupamos convenientemente muchos factores culturales por décadas: cómo fueron los 60s, los 70s y así.

Tenemos eso tan arraigado porque obviamente es nuestra historia, pero no nos damos cuenta de que en otras regiones del mundo, eso no aplica ni remotamente. Los periodos antiguos de China son dinásticos, y esto se conoce más o menos; aunque en detalle no sabemos por lo general cuál es la equivalencia de lo que estaba pasando en la Dinastía Song mientras Europa estaba en el Medievo. Esto es, reconocemos que hay otra nomenclatura pero no podemos hacer las “conversiones”.

Ahora bien, si nos concentramos en el siglo 20, que tenemos tan bien definido por décadas, la diferencia se hace mayor. Los “Fabulosos Veintes” no sucedieron en China, tan sólo en una fracción mínima de la élite de Shanghai y Hong Kong. En ese momento el país estaba en plenas convulsiones tras la caída de la última dinastía imperial, y el poder era peleado por los llamados “Señores de la Guerra”. Luego vino la guerra sino-japonesa (o sea la Segunda Guerra Mundial, para Occidente), la guerra civil, y  tras ella un largo período de cerrazón al extranjero que duró hasta entrados los 80.

Así que desde luego “los 60s” ó “los 70s” en China no tienen ninguna relación con “nuestros” 60s ó 70s. Y es aquí donde la máquina del tiempo empieza a funcionar:

Finalmente China se abrió al mundo; teóricamente en 1982, pero los primeros años fueron de apertura tan sólo comercial y limitada, y la llegada de importaciones culturales no empezó sino hasta más tarde. A finales de los 80 una Coca-Cola era un artículo de super lujo, por poner un ejemplo.

Entonces tenemos que en sólo 25 años, o sea con la apertura ya en forma, China ha intentado digerir muchas décadas de producción cultural occidental, y lo que tenemos hoy mismo es una curiosa mescolanza de cosas que son de vanguardia con cosas que para nosotros son “pasadas de moda”, así como intentos constantes y a veces cómicos de “ser modernos”.

Tenemos a jóvenes que son más fans de internet que los mismos estadounidenses; gente que ya hace literalmente todas sus compras en línea; y pioneros de la novela por entregas en redes sociales. Y tenemos por otro lado una escena musical casi desprovista de toda creatividad, que mezcla las fórmulas de Kenny G con el pop más meloso y genérico de los 70s y 80s. El cine que se hace es vanguardista en efectos pero sigue reciclando las historias de Wu Xia (武俠; héroes marciales) de toda la vida; y la televisión ha pasado en 15 años de ser un medio de difusión cultural típico de un estado centralista, a una espantosa amalgama de lo peor que ofrece occidente y las sensibilidades más cursis y propagandísticas del país. Los “reality shows” y programas de concursos banales dominan mucha de la programación, así como docenas de películas de guerra contra los japoneses, lo que recuerda los 80s en Occidente cuando Hollywood hacía la mitad de sus películas acerca de pelear contra los rusos.

La apertura a los anuncios sexys de todo tipo es cosa de principios de los 90, mientras que en China se empezaron sólo alrededor del 2003 y aún van con tiento. En 2006 se hizo el anuncio de que se abriría un parque nudista en Hangzhou pero la idea fue rápidamente descartada, mientras que en años recientes los eventos gay en público se ven con más naturalidad que incluso en algunos países occidentales, aunque la legislación diga otra cosa.

En fin, que la lista sigue y sigue pero como digo, es notable sólo para occidentales, pues los chinos no tienen un marco de referencia para hacer la comparación para poder ver “de qué década proviene” cada cosa que se pone de moda.

 

 

Publicado en Cultura, Historia, Humor, Pensando como chino, Piensa como chino | Deja un comentario

# 69 A los 30′s hay que ser independiente

30

Mandarín: 三十而立

Pin Yin: sān shí ér lì

Les quiero compartir un dicho que proviene de los tiempos de Confucio, fue de los primeros que escuché cuando vivía en China. El dicho es “A los 30 hay que ser independiente”.

A los 30 uno debe de alcanzar la independencia y ser autosuficiente, lo que en estos tiempos se traduce en tener un lugar dónde vivir, un trabajo y dinero para el futuro. La frase se utiliza para dar un consejo entre ellos, pero también refuerza una gran presión social que se vive entre los jóvenes chinos para alcanzar ese nivel económico.

Si estás en China, qué mejor que entrar a los 30 soltero, con un buen departamento, un buen coche y por supuesto un buen trabajo. Si lo logras, serás sin duda un buen partido para la mayoría de las mujeres chinas.

Algo que me llamó la atención, fue saber que los recién casados chinos, no planean vivir en un departamento rentado, sino que debe ser un departamento propio para no perder cara (estatus) ante la sociedad. Los departamentos y propiedades son muy costosos dentro de las ciudades, así que el hombre chino tiene mucha presión y debe trabajar duro para poder comprar una propiedad para su nueva familia.

También hay otros dichos para los años 40, 50, 60 y 70:

A los 30 hay que ser independiente.

A los 40 hay que tener un gran conocimiento, estar libre de dudas y lleno de confianza y autoestima.

A los 50 hay que dominar el conocimiento de la vida en sí.

A los 60 hay que tener buen oído.

A los 70 hay que hacer lo que a uno le plazca sin ir más allá de las reglas.

Estas frases en mandarín son: “吾十有五而志于学, 三十而立, 四十而不惑, 五十而知天命, 六十而耳顺, 七十而从心所欲, 不逾矩.”

¿Qué opinas de ésta publicación? compártenos tus dudas e inquietudes.

Publicado en Piensa como chino | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

#68 Sí, esto también es China

21 Si esto es China

China siempre ha sido una nación intensamente consciente de su imagen; no en balde fueron los primeros creadores de formulismos diplomáticos, y por milenios han sabido de la importancia de lo que hoy llamamos Soft Power, el poder de la propia imagen –cimentada por el atractivo de la cultura– ante otras naciones.

La imagen de China ante el mundo fue tristemente erosionada durante los llamados “100 Años de Humillación”: desde las Guerras del Opio a partir de 1850 y la semi-colonización de zonas costeras por las potencias extranjeras, hasta la guerra con Japón. La imagen no mejoró cuando después de todo eso, China se cerró en sí misma durante la época del comunismo duro de Mao, y no fue sino hasta que Deng Xiaoping empezó a abrirla de nuevo al mundo a principios de los 80, que poco a poco empezó a recuperar algo de “cara”.

Más recientemente, China ha dado un salto enorme en el escenario global, con su sorprendente éxito económico; pero de nuevo, muchas malas impresiones empañan aún su imagen, lo que es natural en un país en vías de desarrollo y tan enorme, que tiene avances en muchas áreas pero que no son homogéneos ni extensivos a todo su territorio.

Este principio de año, para marcar la entrada del Año de la Oveja, la emisora de TV por internet Haijiao (海角网络电视台, Hǎijiǎo wǎngluò diànshìtái) realizó un sorprendente corto de 5 minutos que rápidamente se convirtió en una sensación viral en WeChat (微信; Wēixìn), el Twitter chino.

El breve video admite con honestidad las recurrentes imágenes negativas que se muestran de China en todo el mundo, a la vez que muestra también la otra cara de la moneda, diciendo después de cada cosa mala que muestra: “esto también es China”, y mostrando el anverso.

El video, titulado “Hi,I’m China”, muestra también el orgullo nacional característico de los chinos y, para muchos de quienes la vivimos día a día en carne propia, es a la vez conmovedor y una pequeña pero esperanzadora muestra de avance en el tema de la autocrítica.

Aquí el enlace:

HI, I’M CHINA

 

 

Publicado en Cultura, Historia, Pensando como chino, Piensa como chino | 1 comentario

El triste declive del cine chino

20 Declive cine

El cine chino tiene una historia tan larga como en Occidente pero es mucho menos conocida. En 1905 se hizo la primera película, y en los 20s  30s produjo varias bellísimas obras, casi todas adaptaciones de novelas históricas y de romance. Pero de finales de los 30 y hasta 1945, la industria estuvo bajo el control de las fuerzas de ocupación japonesas, por lo que muchos cineastas huyeron a Hong Kong o a Chongqing para poder seguir produciendo.

Después de la guerra hubo un segundo florecimiento, con adaptaciones de novelas contemporáneas y temas rurales, pero se detuvo de nuevo con el ascenso del comunismo duro, que promovía solamente temáticas ideológicas, y de hecho se detuvo casi por completo la producción de películas después de la Revolución Cultural.

Ya pasado ese triste periodo, vino un nuevo florecimiento importante, con los llamados directores de tercera y cuarta generación, y que llegó a un punto alto a partir de mediados de los 80s, con los directores de la Quinta Generación que son los que empezaron a trascender a nivel internacional, como Zhang Yimou y Chen Kaige.

De los ochentas y noventas hay una larga lista de obras maestras, con adaptaciones como “Sorgo Rojo” (1987), de la novela del mismo nombre del Nobel de Literatura, Mo Yan; y “Adiós a Mi Concubina” (1993) que ganó una gran cantidad de premios internacionales. Este cine estuvo basado parcialmente en historias dramáticas de la guerra reciente, en las “historias-cicatriz” de la Revolución Cultural, en anécdotas de la vida rural, y en reinterpretaciones de episodios históricos de la China clásica pero con sensibilidades modernas, como “El Emperador y el Asesino” (1999). El cine de este periodo es una etapa con actuación naturalista, historias familiares conmovedoras sin ser melodramáticas, y una extraordinaria exploración en técnicas de dirección.

Todo iba muy bien, de hecho. Hasta la tragedia del 2000.

Esta tragedia se llamó “Crouching Tiger, Hidden Dragon”, la película de Ang Lee que triunfó en todo el mundo –Oscares incluido– con su moderna presentación de las historias clásicas de estilo “wuxia”, o de héroes marciales. Este tipo de película había sido famoso en Hong Kong desde mucho tiempo atrás, pero la moderna cinematografía, con colores saturados, cámara lenta y otras técnicas contemporáneas, la hicieron un éxito inmediato.

El problema fue que sufrió del efecto de la “tienda china”: esa característica de la cultura china de saturar cualquier oportunidad de mercado interesante. Así como cuando vemos en un barrio que se abre una tienda, para luego ver otras 30 tiendas iguales abrirse súbitamente y empezar con guerras de precios, lo mismo pasó con el cine. Después del Tigre y el Dragón, el cine chino (ahora, “la industria”) empezó a crear copias al pormayor, destruyendo por completo la calidad, enfocándose casi exclusivamente en la taquilla, que para ser justos, sí ha ido creciendo a pasos agigantados.

Aunque sí hubo un par de cosas extraordinarias creadas en ese estilo en los primeros años, como “Hero” (2002) y se han seguido haciendo obras maestras como  “The Grandmaster” en 2013, eso es más porque los directores –Zhang Yimou y Wong Kar-wai, respectivamente– son maestros de su arte. Pero la gran mayoría de las grandes producciones a partir de 2003 no han sido más que malas historias revestidas de producciones super-saturadas y eso sí, visualmente impactantes.

Desde luego que se han seguido filmando películas hermosas, basadas en la importancia de la historia que cuentan y en la actuación, como The Shower (1999), Purple Sunset (2001), Roots and Branches (2003), ó Getting Home (2007); pero el grueso del cine de la industria de estos días se ha vuelto francamente patético, en comparación con hace sólo 10 años. La masificación ha sido vertiginosa, y cada año se producen docenas de películas que son clones cada vez más malos de aquél Tigre y el Dragón: producciones coloridas pero sin la más mínima sustancia, que no gustan mucho en el mercado local y que son más bien pensadas para agradar a un mercado internacional cada vez más hastiado de lo mismo, como la infame “Tai Chi” cuyo poster pongo arriba.

La otra vertiente del cine contemporáneo son las historias dramáticas –imitación también de dramas hollywoodenses– que son todavía peores que las de aventuras, y a las cuales no me quiero meter porque me da más depresión todavía.

Están las llamadas Sexta Generación y la “generación Post-Sexta” de directores, como Zhuan Yuan (East Palace-West Palace, 1996), Wang Xiaoshuai (Beijing Bicycle, 2001) y Jia Zhangke (24 City, 2008), que siguen haciendo cine socialmente relevante y de gran mérito artístico; pero de forma casi independiente y con poco impacto en las taquillas, más bien aclamados en festivales internacionales.

Esperemos que estas nuevas generaciones puedan lanzar un gran éxito al estilo del Tigre y el Dragón, que por lo menos en parte regrese a la industria a apoyar el muy buen cine que se hace en China.

 

Aquí pongo un link a una página con varias recomendaciones de películas y animaciones chinas que valen la pena:

http://astore.amazon.com/lmndsxtrn-20

 

 

Publicado en Arte, Cultura, Piensa como chino | Deja un comentario

# 66 Los chinos también… ¿han pronunciado “Ayotzinapa”?

 

ayotz

 

A pesar del creciente acercamiento entre ambas naciones… la mayoría de los chinos promedio desconocen dónde se encuentra ubicado geográficamente México. Pueden llegar a pensar que en México se habla el “mexicano” (墨西哥语) y no el español. Ellos sí saben que somos una nación amante del fútbol, ellos nos imaginan de piel morena con un sombrero grande, probablemente un sombrero grande de charro… pero sin saber qué es un charro.

Desde varios años antes de la tragedia ocurrida el pasado 26 de septiembre de 2014, los chinos ya sabían que en México existía y nos vinculaban con una sociedad oscura (黑社会), sabían de nuestro fuerte problema con el narcotráfico. Cuando vivía en Beijing ( 2010-2012) le pregunté a muchos chinos qué sabían de México, las cosas agradables y curiosas de mi país las decían de manera muy amistosa y alegre. Sin embargo, les costaba trabajo decir las cosas malas que sabían de México.

Es fácil entender la cautela con la que tocaban estos temas, pues ellos tienen un gran sentido nacionalista y son sumamente orgullosos de su historia y su origen. Comprendo perfectamente la humillación o grosería que sería hablar mal de China ante ellos. Criticarles los problemas de contaminación, sus problemas sociales, la explotación de su fuerza laboral, entre muchos otros detalles que la gente de todo el mundo (incluyendo a los mexicanos) gusta criticar de su nación.

No hay que olvidar que todas las naciones tienen problemas, los chinos tienen presente que su nación, también los tiene. La gente del pueblo y sus políticos están convencidos de que su problema principal para el desarrollo es su gran población (ellos mismos dicen: 中国人太多了). Sin embargo, saben que que su gobierno está consiguiendo progreso y eso les motiva, les hace sentirse orgullosos.

Me cuesta asimilar lo que cada chino pueda pensar y sentir al ver al pueblo mexicano expresándose así de su gobierno en general, me cuesta trabajo el que los chinos vean a nuestra gente gritando enfadada y exigiendo una explicación a nuestro presidente por los 43 desaparecidos sin recibir una explicación contundente.

Aquí les pongo una liga donde a pesar de ser complicada la fonética para ellos, en el minuto 03:17 la reportera también pronuncia la palabra “Ayotzinapa”:

http://www.youtube.com/watch?v=WMY4KzhB2hM

Recuerdo que el embajador de China en México, el Sr. Qiu Xiaoqi en una conferencia impartida en la UNAM en febrero del presente año, explicó que el desarrollo de China se puede comparar como un Automóvil que iba a 160 km/hora, en donde a una velocidad tan rápida es muy difícil o prácticamente imposible esquivar todos los baches que se van presentando en el camino (problemas sociales). Ahora que su crecimiento económico está bajando de velocidad, les permitirá tener más control del volante para analizar, esquivar y resolver esos problemas sociales.

De forma muy personal, espero que nuestro México, sea un “Automóvil” que no quede estancado en el terreno fangoso por el que está atravesando, espero que la presión de la gente que se manifiesta en México y el mundo, sea el combustible que ayude a nuestros líderes a tomar las acciones necesarias para reivindicar la trayectoria y salir de todo este lodazal.

Me pregunto… ¿qué “preferirían” los chinos, si vivir en China con sus problemas sociales que critica todo el mundo… o vivir en México con esta inseguridad e inestabilidad?

¿Qué opinas?

Publicado en Piensa como chino | Deja un comentario

#65 Hablar contigo una noche

1 night 10 years

Esta bellísima pintura, del pintor contemporáneo Li Yu (李渔), 
al más puro estilo ‘sugestivo’, contiene en la caligrafía principal 
una frase famosa:


與君一席話, 勝讀十年書

Yǔ jūn yīxíhuà, shèng dú shí nián shū.

(en chino simplificado: 与君一席话, 胜读十年书)



Que se puede traducir como:
“Conversar contigo una noche, es mejor que pasar diez años leyendo libros.”



El sabio amigo al que se hace referencia no aparece en la pintura, 
sino que es evocado por la imagen de los libros cerrados y la vela 
que acompaña la conversación. La tetera y las dos tazas, así como 
las flores de ciruelo que nos sugieren el invierno, anuncian que 
la velada será memorable, pues la esencia de todas esas palabras 
atrapadas en la tinta y el papel, hoy cobrarán vida entre acuerdos, 
desavenencias, reflexiones y sonrisas. Y un calor de té y de 
corazón que aleja al frío. 


Publicado en Arte, Cultura, Lenguaje, Piensa como chino | 2 comentarios

#64 Las inolvidables expresiones idiomáticas

18 Idioms, wen ji qi wu

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando uno empieza a saber y a usar correctamente expresiones idiomáticas en otro idioma, siente que “sube de nivel”. Y es cierto porque no solamente está aprendiendo vocabulario nuevo, sino porque las expresiones idiomáticas, que no tienen sentido en su forma literal sino como conjunto, permiten atisbos a la cultura tras el lenguaje, a la manera de darle imágenes a las cosas del mundo.

Quizá dos de las primeras expresiones de este tipo (成语, chéngyǔ) que aprende un extranjero en China son 马马虎虎  (Mǎmǎ hǔhǔ), que se traduce como “caballo-caballo-tigre-tigre” y quiere decir “Más o menos”;  y  人山人海 (Rén shān rén hǎi), que dice “gente-montaña-gente-mar” pero que realmente significa “Lleno de gente”.

Cuando empezaba a estudiar chino en mi amado pueblo de Dongyang, compré un librito infantil para estudiar expresiones idiomáticas también.

Ya que mi chino era más o menos decente, me cambié a la ciudad de Hangzhou, donde daba clase de inglés, y seguía estudiando las Chengyu, que se van haciendo cada vez más fáciles de recordar por sus imágenes tan folclóricas. Algunos ejemplos de expresiones que aprendí muy rápidamente por lo peculiar de su construcción son éstas:

老三老四 (Lǎo sān lǎo sì)

Literalmente:  Viejo tres, viejo cuatro.

Significado:    Travieso, pícaro, desobediente.

 

给你颜色看看(Gěi nǐ yánsè kàn kàn)

Literalmente:  Darte colores para ver.

Significado:    Darte tu merecido; castigarte.

 

说一不二 (Shuō yī bù èr)

Literalmente:  Decir uno, no dos.

Significado:    Alguien que cumple su palabra.

 

三心二意 (Sān xīn èr yì)

Literalmente:  Tres corazones, dos significados.

Significado:    Hacer algo a medias.

Es importante recordar que para un extranjero, estas expresiones casi siempre siguen siendo graciosas, pero para una persona china realmente ya no está pensando en el significado de cada carácter, sino en el significado conjunto. Ahora bien, a diferencia de idiomas occidentales, en el chino el estudio de las Chengyu es cosa seria y hay disponibles cientos de libros, desde nivel infantil hasta profesionales, que se enfoncan en estudiar sus historias y su clasificación.

Un experimento que hice en mis clases me sorprendió sobremanera: iba a dar clase de conversación a niños de primero de secundaria, y había estado estudiado mi libro básico de historias de Chengyu. De modo que decidí llevar el libro y hablar de eso en inglés con mis alumnos. Tomando una frase que me había gustado:

伯樂相馬  (Bólè xiāngmǎ)

“Bo Le conoce de caballos”

les pregunté si sabían su procedencia. Me contestaron – todos - que obviamente: Bo Le era un personaje mítico que en el Cielo juzgaba a los caballos, y a las personas que eran expertos en el tema frecuentemente les llamaban Bo Le, y la frase provenía de un experto de la época de los Reinos Combatientes, que había encontrado un caballo excelente y veloz, al ver a un campesino que lo estaba usando inadecuadamente para tirar de una carreta.

Me quedé sorprendidísimo de que toda la clase se supiera eso, así que empecé a preguntarles otras frases, abriendo el libro al azar. Lo mismo pasó, con todas mis preguntas:

画蛇添足  (Huà shé tiān zú)

“Pintar patas en una serpiente”

O sea, excederse ó hacer cosas innecesarias, que terminan arruinando el trabajo;

闻鸡起舞  (Wén jī qǐ wǔ)

“Levántate con el canto del gallo y practica con tu espada”.

Una admonición para trabajar arduamente en lo que quieres para poder llegar a tener éxito.

…y otras más. O sea, que no sólo sabían los significados, sino el origen de las historias, que son de cuentos clásicos, de libros taoístas, de episodios históricos, obras literarias, etc. En español, sabemos que “con la vara que midas serás medido” está en la Biblia, y que “Deja que los perros ladren” en el Quijote, pero poco más que eso, y no sabemos exactamente contextualizarlas. No es azar que el estudio del idioma en China haya sido por milenios considerado lo más importante para un estudiante, ya que el mismo idioma encierra las claves de toda su cultura.

 

Publicado en Cultura, Historia, Lenguaje, Piensa como chino | 1 comentario

#63 Cinco mamás típicas

 

17 Cinco mamás

 

 

 

 

 

 

Ya antes he dicho que pocas cosas hay tan graciosas como una buena parodia, que para ser realmente genial tiene que ser una mezcla perfecta de realidad y exageración, y por supuesto contar con la complicidad de quien la ve, que conoce el tema que está siendo parodiado.

El comediante canadiense de origen indio, Russel Peters, es fabuloso para parodiar acentos y culturas de casi una docena de países; y una de las mejores parodias que he visto es ‘Cooking With Christopher Walken’, del programa cómico The Wedge.

Pero con lo geniales que son esos dos, me tengo que quitar el sombrero con “Conejo Estudiante Foráneo” (留学兔子, Liúxué tùzǐ) que es el seudónimo de este chico chino, estudiante de Oxford, al que se le ocurrió hacer un video con el nombre de “Mamás de Cinco Países Hablando en Inglés” (五个国家的妈妈说英语, Wǔ gè guójiā de māmā shuō yīngyǔ).

El video es increíblemente gracioso, no sólo por la exactitud cómo suenan una mamá estadounidense, una coreana, una japonesa, una india y una china hablando inglés con sus propios acentos, sino por la agudeza humorística para identificar y exagerar los manerismos culturales de cada una.

Desafortunadamente, se necesita conocer un poco de cada una de esas cinco culturas para apreciar en toda su expresión este video, así que ya saben: ¡a preguntarle a sus amigos internacionales qué hace an graciosa esta parodia!

Nota para los conocedores de la cultura china: atentos a cuando la mamá china se va a subir al autobús con el niño. Es genial:

VER VIDEO

Publicado en Cultura, Humor, Piensa como chino | Etiquetado , , | 1 comentario

#62 “Te extraño como los frijoles”

16 Frijoles

La poesía y la literatura chinas están – como todas las poesías y literaturas – repletas de bellísimas imágenes, muy evocativas. El sauce llorón es imagen de la grácil figura femenina, el bambú es símbolo de la juventud y la rectitud de  carácter, el buey que se aleja en la bruma nos sugiere al viejo maestro Lao Tse  alejándose del mundo hacia lo desconocido.

Pero también, en China todas las cosas tienen que tener algún pariente  o servir de comida, así que a veces nos topamos con imágenes poéticas  bastante curiosas, por lo menos para nuestra sensibilidad occidental.

Aquí tres ejemplos.

TE EXTRAÑO COMO LOS FRIJOLES

Para ser justos, la frase no se usa ni mucho menos se traduce así.

Pero para ser burlones, sí se usan los frijoles como símbolo de extrañar a alguien.

El origen es un poema de Wang Wei (王维, 699-759, Dinastía Tang), uno de los más famosos poetas chinos, que escribió uno de los cuartetos más conocidos, que cualquier niño chino se aprende en la primaria,

“Añoranza”:

相思

红豆生南国

春来发几枝?

愿君多采撷,

此物最相思

Xiāngsī

Hóngdòu shēng nánguó,

chūnlái fā jǐ zhī?

Yuàn jūn duō cǎixié,

cǐ wù zuì xiāngsī.

Los frijoles rojos crecen en el reino del sur.

¿Cuántos recogerás al llegar la primavera? Quisiera que tomaras algunos más, pues son el símbolo de la añoranza.

El frijol rojo es un árbol muy elegante, con ramas angulosas parecidas  al ciruelo ó al cerezo, otros dos árboles muy apreciados en Asia y en el poema, Wang Wei lo usa por primera vez como símbolo de su nostalgia por una persona. Las líneas se volvieron tan famosas que la sola mención del frijol rojo es suficiente para indicar el extrañar una persona, pero lo que se hace es citar la línea literalmente, no decir “te extraño así como los frijoles rojos”.

TE COMES MI TOFU

Bueno, después de clarificar que me vi injusto con los frijoles, la siguiente frase sí que está graciosa y no tiene justificación elegante como la anterior:

吃我豆腐

Chī wǒ dòufu

“Te quieres comer mi tofu”, literalmente. No tiene alusión poética ni nada, y quiere decir, “te estás queriendo propasar”. En chino

suena gracioso, y definitivamente menos bárbaro que cómo suena en español, y cuidado: se usa solamente con alguien con quien tienes mucha confianza, y en son de broma

LOS RATONES AMAN EL ARROZ

Yang Chengang (杨臣刚) es un fulano que en el 2000, porque no tenía nada mejor que hacer, se puso a componer una canción de amor, la grabó y la puso en internet. Y se convirtió en el mega éxito, a lo Justin Bieber (si JB compusiera). La canción es de las más populares en China en la última década, ha sido grabada por artistas famosos, y los profesores de chino SIEMPRE te la ponen para que te la aprendas. ¿El título de la canción? “Los Ratones Aman el Arroz” (老鼠爱大米, Lǎoshǔ ài dàmǐ). Y sí, es de amor. Y el coro dice, con poesía magistral:

我爱你,就像老鼠爱大米

Wǒ ài nǐ, jiù xiàng lǎoshǔ ài dàmǐ.

Te amo… como el ratón ama el arroz.

Y lo dice así sin intentar sonar gracioso ni para niños chiquitos. Es como si el éxito romántico más grande en español se llamara “Te amo… como el tlacuache ama las tunas”, y la novia se pusiera toda emocionada al oírnos cantársela.

Publicado en Lenguaje, Piensa como chino | 2 comentarios

#61 Una muñeca política

 

15 Muñeca

Ya sabemos que China y Japón, debido de su larga historia cultural compartida, son como parientes que nomás no se soportan, aunque tienen que vivir juntos.  Si en México hay gente que odia a los españoles por ‘lo que hicieron en México’  (hace 500 años) es de entender que el escozor en los países orientales sea bastante álgido, porque la última vez que se pelearon fue hace tan sólo 70 años.

Hace pocos años parecía que iban a acercarse de nuevo y dejar atrás las diferencias causadas por los interminables dimes y diretes referentes a quién hizo qué durante la guerra, pero en 2010 la relación tuvo una recaída, con una barca china capturada en aguas japonesas, lo que condujo a los chinos a detener ciertas exportaciones de materiales cruciales para la industria electrónica. El agarrón fue breve pero dejó un mal sabor de boca, y en septiembre de 2012 explotó de nuevo con trastes aventados a la cabeza.

Me refiero por supuesto al conflicto de las Islas Diaoyu (ó Senkaku en japonés), que ambos países claman como suyas y alrededor de las cuales han pasado tantas peripecias que más parece telenovela colombiana.

En fin, que en China ha habido desde las típicas protestas callejeras hasta boicots espectaculares, como los meses de septiembre-octubre de ese año, en las que las automotrices y marcas electrónicas japonesas registraron caídas de hasta 40% en el mercado chino, para no hablar de los turistas, que prácticamente cancelaron todo en ese periodo. En Japón pasó que el gobierno de derecha tomó más fuerza con su retórica anti-China y de decir ‘¡Vamos por lo que es nuestro!’ y cosas así, y la verdad es que nada de eso ha ayudado, pues incluso se cancelaron la mayoría de las celebraciones que se iban a realizar para conmemorar 40 años de relaciones diplomáticas.

Desde entonces el tema no ha cejado, pero ha bajado bastante de intensidad, por lo menos en los titulares de periódicos, porque el otro día vi una extraña manera de los chinos de seguir en pie de guerra. Esa muñeca de la foto se la regaló un familiar a mi bebita. La muñeca es fantástica, porque camina, habla en chino y en inglés, y repite todo lo que se le dice.

Pero.

Esta mañana que mi bebita jugaba con ella, la tenía en modo de ‘enseñar’, en el que la muñeca sólo habla. Las frases que dice son cosas como:

- “Amiguito, hazle caso a papá y mamá.”

- “Amiguito, come bien siempre. Las manzanas son saludables.”

Y así.

Hasta que llegó a una frase que nunca había escuchado en una muñeca:

- “Amiguito, atención: las Islas Diaouyu le pertenecen a China.”

Esto va para largo.

Publicado en Historia, Pensando como chino, Piensa como chino | 1 comentario